El Canal de Castilla

Mención detallada y espacialísima atención para el visitante es una visita al Canal de Castilla. Su lento transcurrir por las tierras palentinas invita por cualquiera de sus orillas, denominadas sendas o caminos de sirga, a un paseo muy agradable que se repetirá sin duda. Aguas de caudal constante y tranquilo que cualquiera de sus sirgas, algunas de ellas rehabilitadas con plantaciones y ajardinamientos para disfrutar del entorno, nos conducen hasta parajes entrañables, como son la esclusa 37, con un edificio precioso de una antigua fábrica de harinas y una remozada casa de esclusero. Más adelante, en el bello pasaje de Sotoalbúrez, un nuevo salto tiene el entorno rehabilitado y de estancia agradable. Un recorrido en bicicleta permitirá conocer lugares y entornos del Canal que por sí solos merecen el esfuerzo, la Dársena de Palencia, Paredes de Nava, Becerril, o Abarca y su Museo, etc.