San Pedro

San Pedro es una festividad con celebración en desuso. Años atrás se celebraba con una verbena en la Plaza del Campillo y se concluía en la madrugada, cuando los jóvenes en pandilla marchaban al campo, al lado del río, o al monte y recibían al sol con una chocolatada.

Tradicionalmente estas festividades veraniegas se celebraban en la orilla del río, al frescor de las alamedas que siempre bordearon los cauces, o en la “parva” de la ría, donde las pandillas celebraban sus meriendas y juegos, y hasta donde se trasladaban en carros tirados por mulos o caballos.