San Isidro

El 17 de mayo de 1716, Dueñas solicita al Abad de San Isidro cumplir el voto de la villa en honor de San Isidoro que se hacía desde “tiempo inmemorial”. Desde entonces San Isidro es una convocatoria anual de los eldanenses al Convento de La Trapa.

Año tras año los lugareños y visitantes engalanan carrozas y en la romería se trasladan a la explanada del Convento, donde son recibidos por la Comunidad Trapense que celebra su festividad. Es un ancestral voto de la ciudad que en año de sequía prometió visita perpetua para obtener lluvias sobre el campo eldanense.

Tras una Misa Solemne la población se da cita en una gran fiesta popular de participación ciudadana en la campa, donde se celebran juegos populares, se exhiben los mejores bailes de los grupos de danzas de la localidad, concursos entre peñas, etc.

Es típico en este día comer en el campo de San Isidro en grupos de amigos y familiares.
Después de la comida una verbena y el regreso a la localidad desierta durante ese día, cierran la festividad.