Fiestas Mayores

Fiestas Mayores

Las Fiestas Mayores desde hace una treintena de años se celebran en agosto, sin día fijo, pero siempre próximas a la festividad de la Virgen de la Asunción. Abarcan un fin de semana prolongado hasta el lunes después del día 15, festividad de la Virgen .

Las Fiestas Mayores de Dueñas fueron fiestas de final de cosecha, propio de una localidad eminentemente agrícola en un pasado no muy lejano, y como tal se celebraban en los primeros días de septiembre, cuando se concluía la recolección del cereal.

Dueñas celebra sus Fiestas Mayores con tradicionales e históricos encierros de novillos y toros.

En el siglo XVI hay documentos que reflejan acuerdos municipales para celebrar festejos taurinos. El Ayuntamiento acuerda en sesión de 14 de abril de 1601 que se corran tres toros para celebrar el día de la Santa Cruz. Con motivo del nombramiento del Obispo de Jaén a Agustín Rubín de Ceballos, hijo de la villa, “para celebrar el júbilo y la alegría de tan honroso empleo” se acordó el 25 de junio de 1780 alumbrar con hogueras la casa consistorial de la Plaza del mercado y que “haya dos días de función de novillos”.

En el Archivo Histórico Municipal hay un escrito del año 1800 en el que figura el coste de dos corridas de novillos el 21 y 22 de septiembre, que ascendió a 1.440 reales que se prorrateaban entre los vecinos a razón de los metros de talanquera por calle.

Los festejos comenzaban con la traída del ganado desde Salamanca, por Zamora y Valladolid, hasta Valdeazadas y los corrales de las afueras del pueblo, donde se encerraban hasta el día grande. Ese día los mozos celebraban el “encierro” por el Ojo de la Virgen, Puentecilla, San Juan, Canóniga… hasta la Plaza, donde se festejaba la capea con gran asistencia de forasteros e invitados. Siguen siendo las Fiestas Mayores una cita para foráneos y visitantes.

Los grandes protagonistas actuales con los encierros, de las Fiestas Mayores, son las Peñas. Tienen una antigüedad cercana a los cincuenta años y se han convertido por derecho propio en parte muy importante y principal atractivo de los festejos. Son grupos de jóvenes que se unen para disfrutar de los pasacalles, de los encierros, de las fiestas en las bodegas y cuevas de gran atractivo turístico, de las verbenas populares, y animan por su participación, colorido, animación y algarabía la vida festiva de la ciudad en estos días. Esta reunión esporádica se suele consolidar y mantiene su vida durante todo el año realizando actividades propias en su recinto o públicamente paro siempre en pandilla o grupo. Algunos de los patronímicos de las peñas son propios del lugar o del marcado carácter agrícola que el pueblo tuvo en su momento.

Relevancia principal tiene el pasacalles con el que se inician las Fiestas, el viernes a la tarde, cuando el sol se oculta, la virgen de Onecha es transportada hasta el Ojo de la Virgen por las peñas engalanadas con sus mejores y coloridos uniformes, entre cánticos profanos y bailes en su honor. Todas las calles próximas a el Ojo de la Virgen y Puentecilla, repletas de vecinos y participantes entonan ante la imagen de la Virgen, asomada a la ventana de la ermita de los Remedios, en el torreón una Salve entre un silencio y fervor espectacular. Con un ¡Viva la Virgen de Onecha! se inician las Fiestas: la algarabía, los cánticos, las risas, la juerga…

Muchas son las citas obligadas en estos días de repleto horario de actividades y actos lúdicos y festivos. Los Pasacalles que preludian los encierros de los novillos y los encierros mismos. Ambos se celebran todos los días festivos en el casco antiguo de la localidad, y los encierros tienen referencias medievales, cuando los novillos se traían a través de los campos y los festejos se celebraban en la Plaza.

Después de los encierros las bodegas son lugares de obligada visita para sumarse a la fiesta de las peñas y probar su fresca limonada. Por la tarde en la Plaza de Toros se celebran festejos propiamente taurinos con la participación de toreros de relevancia.

Tienen gran poder de convocatoria las verbenas populares en la Plaza que se celebran entrada la noche durante todos los días.

El 15 de agosto se celebran Justas Poéticas de Dueñas. Es la cita a poetas de todo el mundo que acuden a participar en una lid de prestigio universal para poetas de habla castellana, recitando versos y logrando como premio un Botijo de oro, plata o barro..

Juegos, festivales para niños, novilladas con primeras figuras del toreo, concursos, fuegos artificiales, chorizada, verbenas, celebraciones religiosas, ferial, competiciones deportivas, etc., toda una cadena de actos festivos que hacen las delicias de los numerosos visitantes que llenan las calles de la localidad en estas fechas.

Las Fiestas Mayores se caracterizan por la hospitalidad de las peñas y los vecinos que reciben a forasteros e invitados que tienen obligada visita anual en estas fechas de Dueñas.