San Antón

Antiguamente se celebraba la fiesta de San Antón con hogueras al atardecer en determinadas calles y plazas del pueblo. La leña para las hogueras se recogía mediante donaciones de los vecinos a los jóvenes o bien estos la obtenían sustrayéndola de los corrales. Una vez consumida la hoguera los rescoldos llegaban hasta los braseros de los vecinos para aliviar la fría noche. Por la mañana se presentaba a la bendición eclesial a los animales domésticos, esta fiesta actualmente prácticamente no se celebra.